Telemedicina | Aumentan las consultas médicas online

Mientras algunos pacientes y especialistas se adaptan a esta modalidad otros se encuentran en búsqueda de información. Cuál será la situación post pandemia y cuales son las mejores herramientas para gestionar, de forma eficiente, la telemedicina.

Información General
Share icon

Durante el período de confinamiento aumentó el nivel de consultas médicas a través de las videollamadas. Mientras algunos pacientes y especialistas se adaptan a esta modalidad otros se encuentran en búsqueda de información. Cuál será la situación post pandemia y cuales son las mejores herramientas para gestionar, de forma eficiente, la telemedicina.

¿QUE ES LA TELEMEDICINA?

La pandemia trajo novedades en todos los aspectos de la vida cotidiana y la medicina no es una excepción. Las urgencias y las enfermedades crónicas requieren que las consultas con los doctores se realicen aún a pesar del aislamiento. Cuando se trata de pacientes que portan factores de riesgo en su historial, o en el caso de personas con impedimento de circulación, la opción presencial es muy difícil. Es entonces cuando aparece una nueva palabra, que en realidad es un concepto: Telemedicina. Esta forma de interacción entre los médicos y sus consultantes ya existía antes del coronavirus, pero hoy se presenta como una opción central. La asistencia a un turno mediante una videollamada genera dudas, ansiedad y hasta miedo. Sin embargo, muchos expertos presentan esta alternativa como el futuro de los tratamientos que llegó para quedarse.

Según la Organización Panamericana de la Salud (OPS), oficina regional de la Organización Mundial de la Salud, la telemedicina es una de las mayores innovaciones de los servicios sanitarios. Así la describe en un informe publicado en el año 2016. Desde aquel momento el prestigioso organismo ya se preocupaba por orientar a la comunidad científica sobre cómo avanzar con esta metodología. Según este documento, se trata de una solución “No solo desde el punto de vista tecnológico, sino también cultural y social, al favorecer los accesos a los servicios de atención sanitaria”. Además, la OPS destaca los beneficios que genera en los planos sociales y culturales de las personas dado que contribuye a elevar la calidad de vida. Por su parte, la Federación Latinoamericana de la Industria Farmacéutica (FIFARMA) plantea a la telemedicina como “Una respuesta ágil, necesaria e innovadora” en época de pandemia. A través de una comunicación oficial el ente creado en 1962 afirma que con las teleconsultas es posible concretar análisis médicos. En la misma publicación se mencionan seguimientos monitoreados vía remota en hogares, envío de material educativo y la detección de enfermedades vía inteligencia artificial.  

LA SITUACIÓN ACTUAL Y EL FUTURO DE LAS CONSULTAS MÉDICAS EN AMÉRICA LATINA

La telemedicina, es sabido, avanza con mayor fluidez en países desarrollados. Sin embargo, en la periferia ya se instala como una buena solución a los problemas más urgentes. Según fuentes oficiales de Global Health Intellgence (GHI), un sistema global de salud pública, en América Latina se encuentran el 25% de los hospitales del mundo. Sin embargo, el principal problema es que la mayoría de los establecimientos están ubicados en grandes ciudades y no alcanzan para atender a los 620 millones de habitantes del continente. Además, el número de camas en general es escaso ya que se registran 46 por unidad sanitaria contra 162 que se cuenta en Estados Unidos, por citar un país desarrollado. Por estas variables, las autoridades de GHI estiman que, en el territorio latinoamericano, habría muchos más casos de COVID-19 que los expresados en las cifras oficiales. De hecho, se calculan 10 a 20 veces más infectados que los que han sido reportados. Entonces, como la región no estaba preparada para recibir una pandemia, urge preparar el sistema de salud para su continuidad de ahora en adelante. En este contexto, la telemedicina se muestra como una aliada eficiente y de pronta implementación.

Algunos países de América Latina ya están comprometidos con el trabajo en telemedicina y cuentan con antecedentes y un historial interesante. Según un estudio que realizó GHI junto a la Universidad de Florida en el año 2019, Chile es la nación latinoamericana que más avanzó con un 68% de hospitales que ofrecen esta modalidad. Le siguen Uruguay con el 54% de organizaciones de salud adaptadas a las teleconsultas y el tercer puesto de este ranking lo ocupa Guatemala con el 45%. En el caso de Argentina se informa un 26% de implementación de la tecnología. Por su lado, México, otro gigante poblacional, apunta con 29%. Sin dudas, se trata de dos grandes territorios en los cuales todavía hay mucho por trabajar en cuanto a telemedicina.

HERRAMIENTAS RECOMENDADAS POR EXPERTOS

Para la exitosa implementación de un nuevo sistema de consultas entre médicos y pacientes es fundamental contar con herramientas adecuadas y eficientes. Las poblaciones y la comunidad médica deben cambiar su cultura y adaptar una tradición de contacto interpersonal. En todo esto, la tecnología tiene un rol fundamental para que el cambio sea lo más dinámico y menos traumático posible. El Centro Nacional de Sistemas de Información de Salud (CENS) es una corporación sin fines de lucro que desarrolla actividades para optimizar los sistemas sanitarios. Esta institución, integrada por prestigiosas universidades chilenas, trabaja desde hace tiempo en la aplicación de telemedicina en el país trasandino el cual, como ya vimos, es líder regional en el tema. En relación a esto el CENS divulga información específica que va desde los estándares técnicos de los proveedores tecnológicos hasta las medidas de seguridad obligatorias. Además, se ofrecen algunas recomendaciones puntuales para profesionales de la salud como definir espacios físicos que aseguren privacidad en la atención y chequear el equipamiento de los profesionales. También cuestiones como el soporte técnico adecuado para asistir al personal de salud y a los pacientes y proveer capacitación sobre los dispositivos. Además, se refiere sobre la importancia de comunicar en detalle de que se trata la modalidad y luego testear vía encuestas de satisfacción los resultados de todo el proceso.

En Argentina Medifé es un buen ejemplo de cómo las empresas de medicina privada ya tienen el tema como prioridad de su agenda. A la fecha, desde el sitio oficial de la compañía, sus asociados pueden acceder desde la web o la APP a Cam Doctor. Se trata de un servicio que, a través de un video, conecta a los asociados con un profesional de la salud. Para acceder al beneficio solo se necesita una buena conexión a internet. Desde allí se chequean distintos tipos de sintomatologías como resfríos, cuadros estomacales, alergias y erupciones dérmicas, picaduras, fiebre y dolor de garganta entre otras. Cam Doctor ofrece también una salida para uno de los temas más engorrosos en la actualidad de la sanidad: Los médicos y médicas, de ser necesario, pueden prescribir recetas digitales.  

USAR LA TELEMEDICINA PARA CURAR Y PREVENIR

El auge actual por la telemedicina, como medida de prevención durante la pandemia, puede solucionar antiguos problemas sanitarios. Es sabido que las comunidades de las regiones más anegadas tienen dificultades para trasladarse, sobre todo en circunstancias climáticas adversas. Del mismo modo, hay otros grupos poblacionales que tienen restricciones para llegar hasta los consultorios. Tales son los casos de pacientes con movilidades reducidas, adultos mayores y comunidades rurales con difícil acceso a medios de transporte. En todos los casos, se trata de personas que necesitan y que tienen derecho a recibir atención médica. Para los sectores postergados también la medicina a distancia puede brindar nuevas formas de iniciar y sostener tratamientos. 

En el otro plano de la misma problemática, y con igual importancia, se encuentra el personal de salud. La calidad de vida del personal sanitario siempre es un tema recurrente, pero se volvió el centro de todas las miradas desde la aparición del coronavirus. Los profesionales de la salud son los más expuestos a los contagios y, sin dudas, la telemedicina puede ofrecer mejoras considerables en sus condiciones de trabajo. La ventaja de atender a más pacientes en un mismo periodo de tiempo y con mayores medidas de seguridad contribuye a resguardar sus integridades físicas y psico sociales. Por otro lado, la reducción de traslados físicos es un factor importante en la minimización de riesgos de contagio de muchas enfermedades. De cara a la evaluación de la productividad de los sistemas sanitarios también el panorama suena muy prometedor. En general, todas estas nuevas tecnologías elevan los estándares por sobre la media. Al parecer, el inicio del proceso de adaptación hacia las teleconsultas puede ser engorroso y lento, pero vale la pena. La principal beneficiada será la salud pública y, por tanto, todo el conjunto de la sociedad.

FUENTES:

http://www.salud.gob.ar/telesalud/sites/default/files/marco-servicio-telemedicina.pdf

https://fifarma.org/es/articulos-destacados/https-www-fifarma-org-covid-usos-telemedicina-america-latina/

https://www.healthnology.es/la-telemedicina-se-expande-en-latinoamerica/

https://cens.cl/guia-buenas-practicas-telemedicina/

 

https://www.medife.com.ar/informacion/faq-camdoctor/

https://www.youtube.com/watch?v=2tt5NYFZlzQ 

Slide image
Slide image
Slide image
Slide image