¿Por qué es tan importante cuidar lo que comemos?

16 de Octubre: Día Mundial de la alimentación

Información General
Share icon

El 16 de octubre se celebra el Día Mundial de la Alimentación, proclamado por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) en 1979, con el objetivo de concientizar a los pueblos del mundo sobre el problema alimentario mundial.

Llevar una dieta sana a lo largo de la vida ayuda a prevenir la malnutrición en todas sus formas, así como diferentes enfermedades no transmisibles y trastornos. Sin embargo, el aumento de la producción de alimentos procesados, la rápida urbanización y el cambio de estilo de vida dieron lugar a un cambio en los hábitos alimentarios.

Actualmente, las personas consumen más alimentos hipercalóricos, grasas, azúcares libres y sal/sodio; por otra parte, muchas personas no comen suficientes frutas, verduras y fibra dietética, como por ejemplo cereales integrales.

Una dieta sana de adultos debería incluir:

  • Frutas, verduras, legumbres (lentejas y alubias), frutos secos y cereales integrales (maíz, mijo, avena, trigo o arroz moreno no procesados).
  • Al menos 400 g (o sea, cinco porciones) de frutas y hortalizas al día (2), excepto papas, batatas, mandioca y otros tubérculos feculentos.
  • Menos del 10% de la ingesta calórica total de azúcares libres, que equivale a 50 gramos (o 12 cucharaditas rasas) en el caso de una persona con un peso corporal saludable que consuma aproximadamente 2000 calorías al día.
  • Menos del 30% de la ingesta calórica diaria procedente de grasas. Las grasas no saturadas (presentes en pescados, aguacates, frutos secos y en los aceites de girasol, soja, canola y oliva) son preferibles a las grasas saturadas (presentes en la carne grasa, el aceite de palma y de coco, la nata, el queso, manteca), y las grasas trans de todos los tipos, en particular las producidas industrialmente (presentes en pizzas congeladas, tartas, galletas, pasteles, obleas, aceites de cocina y pastas untables), y grasas trans de rumiantes (presentes en la carne y los productos lácteos como vacas, ovejas, cabras y camellos).


Una dieta sana de lactantes y niños pequeños debería incluir:

En los dos primeros años de la vida de un niño, una nutrición óptima impulsa un crecimiento sano y mejora el desarrollo cognitivo. Además, reduce el riesgo de sobrepeso y obesidad y de enfermedades no transmisibles en el futuro.

  • Debería alimentarse a los lactantes exclusivamente con leche materna durante los primeros seis meses de vida, y continuar la lactancia materna al menos hasta los dos años.
  • A partir de los 6 meses de edad, la lactancia materna se debería complementar con alimentos inocuos y nutritivos. En los alimentos complementarios no se debería añadir sal ni azúcares.
Slide image
Slide image
Slide image
Slide image