Cómo cuidar la piel durante el verano


Durante el verano, los cuidados sobre nuestra piel deben aumentar, ya que estamos expuestos al sol de manera más frecuente y con temperaturas muy altas. Si bien el sol nos proporciona una serie de efectos beneficiosos para nuestro cuerpo: acción antidepresiva, síntesis de vitamina D; también causa efectos perjudiciales que debemos evitar: envejecimiento cutáneo (manchas, arrugas) y cáncer de piel. El factor que más influye en el daño de la piel es la radiación ultravioleta, que proviene fundamentalmente del sol, aunque también se puede encontrar en aparatos artificiales como las camas solares.

El sol emite dos tipos de rayos ultravioletas (RUV) que dañan tu piel: los UVA y UVB. Los UVB se incrementan entre las 10 y las 16 hs. Durante ese horario te sugerimos que no te expongas al sol, ni siquiera con protector. En cambio los UVA son altos durante todo el día, incluso a las 8 de la mañana o a las 18 hs, y durante todo el año.

Recomendaciones:
• No expongas al sol a menores de 6 meses de edad, ni les apliques pantallas solares.
• Es necesario protegerse también los días nublados porque los rayos pasan a través de las nubes.
• Cubrite con sombrero y ropas preferentemente de algodón y trama cerrada.
• Usá protectores solares con FPS (factor de protección solar) 30 o más sobre toda la piel descubierta, 30 minutos antes de la exposición, y reaplicalo cada 2 horas o después del baño.
• Evitá exponerte al sol si estás consumiendo medicaciones que puedan producir fotosensibilidad.
• No te sugerimos el uso de dispositivos para bronceado artificial. Las lámparas y camas solares para fines cosméticos pueden producir efectos irreversibles en la piel.

Política de Privacidad | DNPDP | Defensa y Protección al Consumidor | Superintendencia de Servicios de Salud Órgano de Control de Obras Sociales y Entidades de Medicina Prepaga - 0800 222 SALUD (72583) | www.sssalud.gob.ar | R.N.E.M.P: Nro. 1199/15

2019 Medifé Cobertura Médica Nacional