Este verano, te ayudamos a cuidar mejor de tu salud


La exposición solar excesiva, especialmente los rayos UVA y UVB, puede ocasionar graves lesiones o empeorar con el paso del tiempo aquellas que ya existen. Por eso, cuidar nuestra piel es fundamental. Según la Organización Mundial de la Salud, las radiaciones ultravioleta (UV) son beneficiosas para la salud sólo en pequeñas cantidades, ya que proveen al cuerpo de vitamina D. Sin embargo, una exposición prolongada puede generar diferentes tipos de cáncer cutáneo, quemaduras de sol, envejecimiento acelerado de la piel y enfermedades oculares.

Hay que prestar atención a las manchas y lunares

Iniciamos nuestra acumulación solar de riesgo en la niñez y adolescencia. Por eso debemos evitar exponer a los chicos sin protección y usar protectores solares de factor alto.

Es muy importante prestar atención a:
• las manchas marrones llamadas melanocitos (generalmente lunares)
• los lentigos solares que son producto del fotodaño (manchas de color y sin relieve)
• los nevo verrugosos (lunares con forma de verrugas)

Además de consultar con un especialista, es recomendable realizarse un autoexamen. Para ello, hay que tener en cuenta una serie de tips conocidos como el A, B, C, D, E de manchas y lunares:
• A: asimetría. Si al trazar una línea asimétrica en la mancha o lunar este es igual de los dos lados, no hay ningún problema.
• B: bordes. Si son regulares, está perfecto. Si no, hay que prestar atención.
• C: color. Tiene que ser uniforme. Si tiene tres tonalidades diferentes, no es un lunar o una mancha "sana".
• D: diámetro. Si no supera los 6 milímetros no hay problema, pero si aumenta su tamaño entre los 3 y 6 meses hay que consultar.
• E: espesor y evolución. Hay que chequearlos de manera constante para evitar problemas.

Es conveniente proteger la piel del sol y las quemaduras

Por eso te recomendamos:
• Evitar la exposición de 10 a 16 hs.
• Fuera de esos horarios, usar protector solar con un factor de protección adecuado a tu piel (en lo posible mayor a 30). Lo ideal es aplicarlo generosamente sobre la piel y renovarlo cada 2 horas al salir del agua, sudar o secarte con toalla. Recordar que, una vez abierto, el protector dura nada más que 1 año.
• Usar (y poner a los niños) ropas claras, anteojos de sol y sombrero.
• Si vas a realizar actividad física, hacerlo en las horas de menos calor, con ropa holgada, liviana, de colores claros.
• Evitar por completo la exposición de bebés menores de 1 año. Las mujeres embarazadas, los niños pequeños, los mayores de 65 años y quienes padecen enfermedades crónicas (como afecciones respiratorias o cardíacas, hipertensión arterial, obesidad y/o diabetes) son grupos que potencialmente pueden resultar más afectados.

¿Sabés que es un golpe de calor?

Es el aumento de la temperatura del cuerpo por una exposición prolongada al sol (insolación clásica) o por hacer ejercicios en ambientes calurosos o con poca ventilación) al punto que el cuerpo pierde agua y sales esenciales para su buen funcionamiento. En estas situaciones el cuerpo tiene dificultades para regular su temperatura por los mecanismos habituales como la sudoración, por lo que se produce un aumento de la temperatura corporal. El golpe de calor puede presentarse en el momento o después de varios días de alta temperatura.

¿Cómo evitarlo?

• No exponerse al sol en los horarios desaconsejados.
• Permanecer a la sombra, en lugares frescos y ventilados.
• Hidratarse con agua segura (no menos de 2 litros por día).
• Usar ropa holgada, liviana, de algodón y colores claros.
• Reducir la actividad física intensa.
• Los adultos mayores y mujeres embarazadas deben hidratarse bien y extremar los cuidados.
• Nunca permanecer dentro de un vehículo estacionado y cerrado.

¿Cómo actuar si ocurre?

• Es importante actuar rápidamente e intentar bajar la temperatura del cuerpo de la persona con hielo o un baño en agua helada.

• Ofrecer agua fresca (o incluso agua con una cucharadita de sal).
• Trasladarla a un lugar a la sombra y bien ventilado.
• No administrarle medicamentos antifebriles.
• No friccionar la piel con alcohol.

El golpe de calor puede ser muy grave, en especial para bebés y niños pequeños.

Política de Privacidad | DNPDP | Defensa y Protección al Consumidor | Superintendencia de Servicios de Salud Órgano de Control de Obras Sociales y Entidades de Medicina Prepaga - 0800 222 SALUD (72583) | www.sssalud.gob.ar | R.N.E.M.P: Nro. 1199/15

2018 Medifé Cobertura Médica Nacional